Para los que no entienden que es la maldición de Guttmann

El entrenador húngaro, que llevó al Benfica a ganar dos Copas de Europa en el arranque de los sesenta, fue despedido por la entidad portuguesa debido a que pidió un aumento de sueldo. El día que se despidió del club lo hizo lanzando una sentencia que en aquel momento fue tomada de forma anecdótica pero que se ha convertido en toda una losa para el Benfica: “el Benfica sin mí nunca ganará una copa europea”1 , aunque la frase completa fue “En cien años desde hoy ningún club portugués se convertirá en campeón de Europa y el Benfica sin mí nunca ganará una copa europea”2 . Desde entonces, el Benfica ha disputado un total de ocho finales europeas, cinco de Champions League (1963/65/68/88 y 1990) y tres de Europa League (1983, 2013 y 2014), habiéndolas perdido todas.